ENSAYOS


“Juicios de Valor”

Por:  Elhiren

Mientras el alma se desgrana en preguntas.

Mientras dices: ¿Hasta cuando una madre debe seguir angustiándose por sus hijos?

¿Hasta cuando tiene tiempo una madre, un padre,  para enseñar, corregir, guiar, educar a sus hijos para que sean hombres y mujeres de bien, útiles para sí mismos y para la patria?

¿Tiene fecha de caducidad tal preocupación o ya no tiene sentido en los tiempos en que estamos viviendo?

¿Somos o hemos sido en su momento hijos malagradecidos?

Los hijos malagradecidos de hoy serán los hombres malagradecidos del mañana, insensibles y malos ciudadanos.

¿Quién tiene o deja de tener la razón, los padres o los hijos cuando estos no cumplen con las expectativas de lo que se espera de ellos?

He estado leyendo en internet barias opiniones de padres, y escritores, entre los que solo uno decía agradecer a sus progenitores por la existencia y todos sus desvelos.

Creo también  que no se les enseña a ser agradecidos, a decir un simple “Gracias”, lo que fomenta que en su interior, de forma casi inconsciente,  el creer que “todo lo merecen” sin merecerlo realmente,  formará hijos exigentes y demandantes al extremo, por lo que se vuelven para nada condescendientes.  No se darán cuenta de que sus actitudes generan dolores y  tristezas a sus progenitores.

ADOLESCENTE EN APUROS   

                                                                                      

“En el jardín de la vida, donde todo parece prometer solo éxitos y felicidades futuras, cuando cantas con los hermosos años de adolescente, vas a clases de piano, estudias tus materias y obtienes buenas notas, cuando te sonrojas con las primeras miradas de niña mujer, jamás, pero jamás se te ocurre pensar que pueda llegar un día en que vas a llorar. Porque eso es parte de la adolescencia, el mirar para adelante con todas las esperanzas puestas en el futuro es un punto fundamental de esta etapa.

Te enseñan  que, “si eres una niña buena, o un buen niño, y haces lo que tus padres y maestros dicen, serás feliz”, y si a esto le agregas alguna creencia o fe religiosa, te enseñarán que si te comportas como Dios manda, tendrás un matrimonio exitoso y una vida lleno de dicha.

Ojo que no estoy en contra de los buenos principios, ni de ninguna creencia que oriente los buenos modales, o la fe en Dios. Simplemente quiero razonar que estas, no son recetas que garanticen la dicha conyugal,  ni el éxito en la vida, no es así. Sino lo que quiero decir es que, como a mi mismo me ha pasado en algún momento del la vida,  me encontré con que- “no me prepararon en ningún lugar para enfrentar el desengaño o la tragedia”-, creo que para eso no hay clases de salvataje, no nos preparan psicológicamente ni físicamente para ser “fuertes” nos hacemos fuertes tras los golpes y avatares de la vida, aprendemos a nadar nadando, y a sobrevivir sobreviviendo.

El punto es ¿qué hago con esto, lo utilizo para llorar lágrimas eternas de lamentos o para, como en  una escalera, seguir subiendo los pasos de la vida hasta el final del camino?

La mayoría de las veces no entendemos ni vamos a entender los ¿porqué?, de las cosas que nos suceden, solo aprendemos a convivir con el dolor, y a dejar de lado los recuerdos para que estos no destruyan los nuevos momentos de dicha que puedan surgir.

Mucho más cuando nuestro enemigo resulta ser quien ha dormido a nuestro lado, quien prometió amarnos y respetarnos hasta que la muerte nos separe. Es quien más hondo clava la daga al momento de la traición. Y sangras noches enteras sin conciliar el sueño, sin encontrar el punto de “tu error”, para merecer tal dolor.

“La recuerdo tan claramente como si fuera hoy, caminando con su bebé colgado en la sillita que cargaba a sus hombros , cubriéndolo con sus brazos,  mientras caminaba por las calles de la ciudad bañada en lágrimas, mirando carteles de casas vacías para alquilar, pensando que ¿cómo lo iba a lograr?, masticando preguntas sin respuestas entre la niebla fría.

Si había hecho todo bien como le habían enseñado ¿porqué ahora sucedía lo que nunca esperó?

Recibía desprecio y dolor, como si fuera una cosa que se desecha, que ya no sirve que nada importa. Él la había echado de su propia casa ¡Dios mío había dado a luz recién! ¿Cómo es posible no tener sentimientos hacia una madre, hacia un hijo, hacia a quien te ha entregado su vida, a cambio solo de amor? La vida le estaba enseñando que eso no cuenta cuando hay mucho dinero y poder en juego, que hay personas que venden a su propio hijo, por mucho menos  ¿Cómo él no lo haría por una gran fortuna, una niña rica y una casa grande?

Dentro de toda esa tristeza el niño se enferma de los pulmones, por el exceso de frio tomado en las calles, pero Dios siempre tiene un alma buena en el camino de los inocentes, una familia amiga la recoge en su casa y durante tres meses la sostuvo sin reclamo ninguno.

En una de esas llamadas misteriosas de él, deja al bebé con la amiga y sale a la calle ilusionada, -¡quizás estaba arrepentido y se había dado cuenta de su error!-pensó- , pero dura poco  la ilusión, menos de lo que dura un sus piro, dentro de la oscura camioneta, es amenazada con que le sacarían al niño si no firmaba los papeles de la casa y la renuncia a la separación de bienes.  Asustada, firma los papeles y sale de la camioneta medio mareada, borracha de dolor, con la vista totalmente nublada por las lágrimas, incrédula de lo que acababa de suceder y regresa a cobijar al niño.

Por problemas de salud de su madre, le ocultó durante esos primeros tres meses lo que le estaba sucediendo, pero a la larga eso no escapa del corazón de una madre, así que esa tarde de sábado mientras leía una carta que su hermano le escribía desde lejos,  su madre descubre lo ocurrido, lloró durante todo el fin de semana por su hija, por su nieto y la desilusión de un yerno a quien había aprendido a querer. El lunes le da un “derrame cerebrovascular” dejándola en estado vegetativo durante un tiempo y luego fallece.

No, es verdad,  nadie apunto un gatillo en su cabeza, y como he oído por ahí,-  “eso le paso a tu madre porque ustedes no la cuidaban”,- dijo  años más tarde una voz al teléfono, – no por lo que te hizo mi hijo-.”

¿Dónde estaba la adolescente que soñara despierta tan solo cuatro años atrás? No lo sabía, solo miraba a su hijito y decía: – Mi hijo querido, mi bebé hermoso, si tu padre no te ha defendido, ni te ha querido, prefiriendo el dinero antes que a ti,  tu mami no te va a abandonar nunca. Te voy a enseñar a ser un buen hombre para que no repitas la historia de tu padre, ni hagas llorar a una mujer “-

Los años pasaron, con sacrificios inmensos sacó adelante a su hijo, y parecen injustas las palabras, como no suficientes, para describir la realidad, dentro de todo, pero así es la vida, lamentablemente volvió a sufrir y llorar luchas y desilusiones con un segundo matrimonio, no voy a entrar en detalles de esto, pero si voy a decir que tubo otro bebé.

Sola y sintiéndose perdida, desilusionada, de la vida, de Dios, de las creencias que le habían inculcado, cansada de tanto dolor, y como dije antes, borracha de llanto, sintió que nunca sería feliz como había soñado, hacía ya tantos años.

Pero en medio de tanta oscuridad, de tanta depresión dirían los médicos, sin contar las enfermedades que acarrean las tristezas, cuando estaba por bajar los brazos, por dejarse llevar por la vida a donde su corriente quisiera, de pronto una mirada de amor,  ¡transformó su mundo!, lo iluminó todo,  aunque se negara a creer, a confiar, a soñar, ¡volvió a creer, a confiar, a amar!

Era como si Dios o la vida le estuvieran dando una última oportunidad de ser feliz. Su amor fuerte, seguro, confiado y sereno le dieron las fuerzas para retomar el vuelo. Y sintió ¡que al fin era plenamente dichosa!”.  Porque  realmente el amor verdadero, ese que todo lo da, que no es mezquino y se entrega en bien del otro, es el que cura, transforma, sana el alma y da nueva vida”.

Volviendo a nuestro tema me pregunto, ¿de quien es o fue la culpa? ¿De la madre que formo a ese hijo que le desgració la vida?, ¿del hijo o del padre?  Pienso que ninguna madre o padre actúa creyendo en que hace daño, al contrario todo es por “su bien”, el tema es que no sabemos medir hasta qué punto hacemos bien y no nos damos cuenta que en algún momento ese bien, se transforma en mal, creando mezquinos monstros y hombres que antepondrán sus propios intereses a los de sus hijos o de quien sea.

***

Los pequeños cachorritos mezquinos de hoy serán los grandes monstros del mañana.

¿Es que ya no sabemos ser buenos padres? ¿O tantos derechos y anti derechos, nos desviaron del camino de lo que antes era bueno y ahora es malo?

¿Es que nadie se atreve a hacer juicios de valor porque en la facultades nos enseñan a tratar a todos por igual, o la voz populi clama por igualdades anti naturales? O ¿quienes deberían tener el valor suficiente, para poner límites y decir lo que está bien o está mal?, si quienes,  por tener los estudios o “conocimientos científicos”, y estar respaldados por su certificada sabiduría, ¿no se atreven a decir lo que la sociedad “no quiere oír”?,  ¿Entonces quién lo hará?

“No hagas juicios de valor me dijo un profesor”, pero si nadie se atreve a poner límites, a marcarnos lo que esta bien o está mal,  entonces ¿dónde iremos a parar?, ¿a la vieja ley de la selva donde el mas fuerte es el que sobrevive?

¿Qué es lo que busca esta sociedad moderna, mejor dicho posmoderna?, antes se buscaba hacer el bien a la humanidad, pensar en el vecino o el amigo era lo normal, pero ¿que digo esto?, ahora ni si quiera los hermanos se defienden entre hermanos de una misma sangre,  ¿qué vamos a esperar que se defiendan los derechos del de al lado?, ¿que quiere nuestra sociedad? ¿Qué esperan nuestros hijos de nosotros, solo “cosas materiales”?.

¿No será que necesitamos que nos digan hasta aquí, como un padre amoroso que evita el dolor de  un choque de corriente a su hijo? ¿O por sus derechos de santa libertad vas a dejar que se electrocute?

¿Culpar al gobierno, a los padres,  a los hijos?

O dejar de culparnos y decir un-  ¡Hasta aquí, no cruces,  te vas a estrellar!-

¿Está mal hacer juicios de valor?

¡Caramba!,  si quienes están calificados como un padre con su hijo, los estudiosos, científicos, o nuestros dirigentes no tienen claras las reglas de la convivencia, el respeto mutuo, el amor al prójimo, como decían los abuelos,  y no se atreven a hacer juicios de valor por temor a perder puntos de la sociedad, entonces- ¿Quién nos va a guiar?. ¿A dónde iremos a parar?

¿Vamos a esperar que vengan del espacio exterior a decirnos como mantener a salvo nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestra raza solo porque no nos atrevemos a “hacer juicios de valor”?

Tanto los niños como nuestra sociedad necesitan de límites que les muestren por dónde caminar, barandas que les marquen un ¡hasta aquí!  Para no caer en el precipicio de las drogas, las matanzas, o las traiciones que destrozan las vidas de los demás y aun las de nuestro planeta y así, tener un desarrollo considerado dentro de los sanos juicios de valor, como sanos y buenos, que redundará en una vida provechosa y plena de felicidad y éxitos.

****************************************************************************

CONFIANZA

Una palabra ¿EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

Por: Elhiren
confianza_desconfiada

Muchas veces me he preguntado porqué hoy en día esta palabra hay que buscarla, recalcarla, redefinirla, encontrarle un nuevo sentido, aunque ya sabemos que no tiene una nueva definición, pero esta como muchas cosas de nuestra naturaleza, en puntos críticos de “extinción”.
¿Qué significa en la práctica nuestra de cada día?
¿Qué es lo que no se adapta a nuestro diario vivir de hoy en día? ¿Cuál es la diferencia, si es que existe alguna, en épocas de nuestros abuelos y la actualidad?
Si le preguntamos a un niño qué entiende por confianza, ¿sabrá responder?
Yo hice la prueba le pregunte a un niño, a un anciano y a una señorita, pero antes de contarles qué respuestas me dieron, vamos a conocer lo que dice o se entiende en base a un diccionario.
Según el diccionario de la Real Academia Española significa:
Confianza.
(De confiar).
1. f. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.
2. f. Seguridad que alguien tiene en sí mismo.
3. f. Presunción y vana opinión de sí mismo.
4. f. Ánimo, aliento, vigor para obrar.
5. f. familiaridad (‖ en el trato).
6. f. Familiaridad o libertad excesiva. U. m. en pl.
7. f. desus. Pacto o convenio hecho oculta y reservadamente entre dos o más personas, particularmente si son tratantes o del comercio.

de ~.
1. loc. adj. Dicho de una persona: Con quien se tiene trato íntimo o familiar.
2. loc. adj. Dicho de una persona: En quien se puede confiar.
3. loc. adj. Dicho de una cosa: Que posee las cualidades recomendables para el fin a que se destina.
en ~.
1. loc. adv. Confiadamente.
2. loc. adv. Con reserva e intimidad.
□ V.
Abuso de confianza
Cuestión de confianza
Voto de confianza
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Bueno si vamos a analizar una por una tenemos mucho que decir, pero nos vamos a ir lentamente desde el comienzo y vuelvo a hacer la pregunta que nos inquieta.
¿Existe hoy esta palabrita en su forma activa? ¿Se siente hoy en día en nuestro entorno esta sensación de confianza mutua? ¿O el exceso de confianza personal nos lleva a estar en alerta y constante desconfianza del otro?
¿Tiene que ver esta con la honradez, los valores éticos y morales?
¿Se perdieron estos valores en el tiempo? ¿Evolucionaron con la tecnología, o qué?
Tantas cosas que nos desvían del tema, tantas maneras de vivir y hacer las cosas que creo que pocos son los que meditan en cosas que incumben al alma y el espíritu humano; hoy en día tan acostumbrado a los informativos llenos de malas noticias que ya no se conmueve el espíritu mientras sienta que eso, esta del otro lado de la pantalla de televisión y no en casa.
Recuerdo a mi abuelito, que vivió noventa y dos años, él siempre contaba, que antes la palabra era la firma, el decir “si” o “no”, -te voy a pagar la primer semana del mes que entra- eso era confiar, solo porque estaba en juego mi buen nombre, el apellido, la familia y la honradez, mi honor de hombre, esa palabra tenia valor de firma, era como firmar a fuego en un papel.
Y por nada del mundo, decía él, Uno quería que lo tildaran de deshonesto y mal hombre porque no había cumplido con mi palabra. Eso era más valioso que una firma, el firmar un papel significa “desconfianza”, ¿porqué entonces si no? , el papel significa “obligación” de cumplimiento, no cumplís entonces con ese compromiso solo por tu honradez sino porque hay un papel que te acusa si no cumplís con el trato.
Así vivió mi abuelo, con el “honor de su palabra de caballero”.
Y ¿cómo vivo yo hoy en día? , creo que firmando papeles de pago, vales y compromisos. Sin papeles firmados hoy en día no hay tratos ni acuerdos comerciales. El que no hace esto se lo tilda de loco.
Le pregunte a una señorita de unos 25 años, qué era para ella esta palabra. Bueno, ella lo tomo por el lado de la confianza de pareja, otro tema muy crudo pero real.
Cuando le lance la pregunta, se encogió de hombros, sus ojos miraron el suelo y sus manos aletearon de un lado a otro de la cabeza, como tratando de encontrar el significado de lo que representaba la confianza para ella.
Parecía que un cúmulo de sensaciones, se chocaban de pronto, en su interior y no sabia por donde empezar a responder.
¿Tanto así, nos inquieta esta palabra? Pensé mientras la observaba a la espera de su respuesta.
- Confiar…, confianza… es “creer” en la otra persona, en que no te va herir con lo que pueda saber de ti o lo que le estas entregando en confianza, lo que le estas contando de algo que te paso o algo que hiciste o te sucedió. Es como la confianza de pareja, para mí no hay relación sin confianza en el otro, no existe el amor si no hay confianza.-
Luego de escucharla, me quedé pensando, si, tiene razón en cuanto a la confianza de pareja, es así.
Yo creo que es como entregar un tesoro valioso en custodio, esperando que el depositario sea suficientemente digno de cuidarlo ya que a su vez le estás dando una posible arma con que lastimarte, si quisiera hacerlo, en algún momento.
Para responder a una de las preguntas que nos hacíamos al comienzo, y muy según mi mas pura opinión y dejándome llevar por la subjetividad de la experiencia personal. Diría que hoy en día pasan dos cosas importantes, creo que el hombre a lastimado tantas veces a otros que surge la desconfianza como una constante diaria y que a su ves nos hemos sentido otras tantas veces lastimados por esta misma, como decía recién, arma de dos filos, ya que por un lado es un tesoro y la confianza se suele dar cuando uno se siente cómodo, con la otra parte, de tal forma que se produce un estado de seguridad que puede o no ser verdadera, dependiendo siempre de las reacciones del otro.
Es como estar en manos de la otra persona en cuanto a vulnerabilidad.
¿Pero que sucede cuando hay un exceso de confianza de mi parte hacia el otro o viceversa?
¿O cuándo se pasa al abuso de confianza y ese voto de confianza que depositamos en el otro nos falla?
Surge entonces de manera natural y lentamente dentro de nosotros lo contrario, la desconfianza.
Y cuando esta anida en el corazón ya es muy difícil que se marche, porque el dolor que produce es grande, por lo general este tipo de heridas llevan un largo proceso de cicatrización, que se da con el tiempo y mientras esto sucede ya la relación con esa otra persona a quien hice depositaria de mi voto de confianza se ve truncada y aunque haya muestras de arrepentimiento, es como tratar de pegar una copa de cristal rota, por mas unida que queden las partes siempre se vera el lugar donde se quebró.
Si bien hoy en día vivimos rodeados de personas a quienes por su comportamiento no las haríamos depositarias de nuestra confianza, también es duro tener que reconocer que yo podría estar de ese lado en relación al otro.
Entonces ¿qué hacer? ¿Cómo actuar? No podemos andar por ahí todo el tiempo mirando de reojos a los demás, pero si creo, que podemos tratar de poner nuestro granito de arena positivo y actuar con los demás como nos gustaría que actuaran con nosotros, esta sería la famosa “regla de oro”, no es un invento mío, ya hace mucho tiempo alguien la pronunció, la dio por regla cuando todo era “ojo por ojo y diente por diente”, si así fuera ¿cuántos estaríamos tuertos o mancos?
Creo de todo corazón que haciendo esto de la regla de oro, o sea, haciendo a los demás lo que quiero para mi,  la “confianza no estaría en peligro de extinción”
¿Y tú qué piensas?

28 comentarios

28 pensamientos en “ENSAYOS

  1. Ya lo dijo el Sabio HEDARO, la confianza es algo que se construye lento y puede caer estrepitosamente y en un santiamen.
    Muy acertado vuestro razonamiento bella dama.

      • ¡GraciasCarolina por tu comentario!, y si la “Confianza no se compra ni se vende”, es algo asì como el amor, y la amistad, se siente o no se siente, se tiene o no se tiene, pero no se la puede adquirir con dinero sino con “hechos”.
        Un abrazo para tì y que tengas un ¡Buen dìa!

  2. La confianza, esta palabra tiene un sin numero de significados
    para todos dependiendo de qque punto de vista lo veamos…..

    para muchos de nosotros confianza es creer que las cosas estan bien
    o saldran bien….

  3. ps para mi la confianza es algo de lo cual muchas personas no se dan cuenta ya que es una palabra muy importante la confianza es algo que todos nos vamos dando cuent a su debido tiempo y pues es cierto ke esta palabra se esta extinguiendo es cierto ……..pero estoy de acuerdo en lo que dices

  4. Nuestro error es ver las cosa desde el punto de “confiar en la otra persona” cuando a veces nosotros mismos no somos recíprocos. Descubrí que podía fallar siendo el otro y … ¿saben porque? . Simplemente porque la falta de confianza en uno mismo nos puede hacer vulnerable, y esa bebilidad nos hace fallar. La confianza emoieza en nosotros mismos.
    José Manrique

  5. Pingback: Los números de 2010 « ALAS DEL ALMA*Elhiren*

  6. Hola Elhiren buenas noches, mira yo buscando un formato de ensayo y con lo que me vine a encontrar, hay tanta verdad en tus palabras que siento plasmaste mis pensamientos en la Internet, tus palabras sabias son nuestra realidad y me gusto mucho lo que escribes al final ” Creo de todo corazón que haciendo esto de la regla de oro, o sea, haciendo a los demás lo que quiero para mi, la “confianza no estaría en peligro de extinción”” y no solo eso sino todos nuestros valores que al ritmo de la vida que llevamos se pierden a pasos gigantescos, gracia por tus palabras y tu forma de transmitirlo no se verdad, tal vez hagas un libro o ya lo tengas o un vídeo en la Internet, como psicología emocional de reconocimiento y del saber que hacer, de alguna manera tendremos que recapacitar de lo contrario sin valores éticos no estamos siendo nada solo zombie que caminamos al margen de la sociedad diferente.
    gracias nuevamente por tus palabras.

    • Hola Amada: ¡Muchas gracias por tu comentario, y por tu calido saludo!Cuando miramos mucho para adentro, es verdad que nos conocemos a nosotros mismos, pero muchas veces terminamos como “Narcizo”, ahogados en nuestros egos, y sin saber, que lo importante esta en ver las necesidades del que está a nuestro lado. No necesitamos hacer caridad en África, India o cualquier otro lejano lugar. Debemos empezar por casa. Eso de la bondad y la confianza, si bien es un milagro, no cae de arriba, se debe trabajar, ser constantes, el amor sería duradero entre nosotros si tan solo tuvieramos la voluntad de mantenerlo vivo…
      Bueno dejo aqui amiga porque me entusiasmo y sigo… ha sido un gusto saludarte.
      Sinceramente Elhiren

  7. muchas muchas gracias por estos ensayos pues son muy lindos y ademas sacande apuros pues me gusto mucho el de la confianza pues yotambien creo que la confianza es un valor que se ha perdido en muchas sociedadesgraciaspor esa ayudadita que le brindas alaspersonas =p muchas muchas gracia elherin has sido una gran ayuda para mi

    • ¡Gracias a ti Leti, por dejar un comentario!, es importante para quienes escribimos que quienes nos leen, expresen lo que les parece. Es un gusto tenerte entre los lectores amigos. Y a las órdenes para lo que necesites.
      Saludos cordiales.

  8. Pingback: Ensayos cortos | Zerkalot

  9. es bastante información tal ves sea muy buena pero esa información de verían ponerla cuando estén preguntando sobre ensayos largos no cuando estén preguntando sobre ensayos cortos es desesperante que aguan eso pero en cuanto a la información esta bien.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s