¡Quiero vivir!

Muchas veces rogamos a Dios por vida, por salud por dinero por riquezas.
Clamamos desesperadamente por cosas pero no nos damos cuenta que estas cosas, solo son vanidades pasajeras.

NO soy consciente que la vida que quiero no está en esta tierra. Porque lo de este mundo pasa y se desvanece en el tirano tiempo. Que las riquezas que el mundo ofrece son solo pasto para el fuego y carne para gusanos el día de mañana será mi cuerpo. Y nada podré hacer en ese momento para impedirlo.
¡Ah como anhelo entender las riquezas de la inmensidad, del más allá!
Entonces como el joven príncipe, preguntó una vez, clamo al Maestro:- ¿Qué me falta para alcanzar la vida eterna?, ¡quiero vivir, merezco vivir! –
Pero cuando el responde, mirando tiernamente mi rostro, buscando abrazarme con su amor infinito. No entiendo nada, porque respondo lo mismo que este príncipe… – Todo eso ya lo sé, todo eso ya lo hago desde chico. Soy bueno, no hago mal a nadie. Ayudo a la gente y cumplo con los mandamientos, no mato a nadie. –
Pero en la obediencia vacía, en la obediencia que no penetra mi carácter, la esencia del amor se desvanece entre la vanidad del egoísta corazón humano. Dejo pasar la gran oportunidad de encontrar el camino a la eternidad. El camino a la felicidad eterna, ¿acaso no es eso lo que perseguimos todos? . El ser felices es la búsqueda sin fin del ser humano, pero dejamos de lado al autor de la felicidad. Por aferrarnos a las cosas de este mundo. Y le damos la espalda al único que puede darnos la paz, la felicidad y la vida eterna. La entrega del yo, a los pies de Cristo, es la clave de la verdadera felicidad.     Esta está en el gozo del servicio desinteresado a todo necesitado y a quienes nos rodean instante a instante en el diario andar por la vida. Y cuando levante al caído, cuando ayude al débil. Cuando ponga todo lo que tengo al servicio desinteresado y amante por las personas. Entonces recién poco a poco entraré en el gozo del cielo. Paso a paso en el amor caminaré con Dios hasta el día en que sin darme cuenta él dirá:-
– ¡Oh! Estamos más cerca de mi casa, entra en el gozo de la vida eterna. Entra que aquí tengo lugar para ti. Ven tú y todos los que contigo están. –

 

La ley del Amor = Ley de Vida

Quería escribir algo que resumiera al amor en pocas palabras,

¡Pobre de mí! Inocente y humana criatura.

¿De dónde sacar dicha información?

En tan humana y egoísta condición.

¿Qué se yo del amor?

Miré y vi el cielo ¿dónde están sus cimientos?

¿Dónde su gloria?

Vi las aves y ningún pajarito que surca el aire,

Ningún animal que se mueve en el suelo, hoja, brizna, hierba,

Árbol, roca, nube o sol, vive para sí.

Cada cosa que observan mis ojos.

Cada florecilla grande o pequeña,

Cada árbol, arbusto o rosal,

Roca o arena, mares o arroyos,

Emiten vida, con solo dar.

¡Oh circulo divino el de la generosidad!

¡Y unos por otros llegan más allá!

¿Y qué doy yo?

Es la ley del amor y del renunciamiento propio la que da vida al alma abatida.

Queremos vivir, pero olvidamos que la ley del amor es la ley de la entrega.

Del renunciamiento  egoísta, de la compasión, la belleza.

Del amor la pureza

De la vida es la fuente que alimenta a quien ama.

¡El amor!

Es el canal de Dios por donde las bendiciones del cielo,

Bajan hasta las manos del otro.

Si quieres bendiciones para ti pídelas para otros.

De lo contrario el amor de Dios no funciona para el corazón egoísta.

Si realmente quieres entender el amor conéctate con la fuente del amor verdadero: Dios.

9/06/17

Cuerpo Espiritual

Con las cosas del cuerpo entiendo las cosas de la tierra, con las cosas del espíritu entenderé las cosas que son espirituales.

Tu voto:

  Con las cosas del cuerpo entiendo las cosas de la tierra, con las cosas del espíritu entenderé las cosas que son espirituales.

¿Y Cuáles son unas y otras?  Mi cuerpo animal entiende su necesidad de alimento, si siente frío o calor. Pero mi cuerpo espiritual debe estar conectado con las cosas que son del más allá, de aquellas que son intangibles. Lo que sucede es que estamos tan conectados con el cuerpo que nuestro espíritu se debilita cuando no es alimentado por las cosas celestiales.

Miramos lo que tenemos a la altura de nuestras narices. Y juzgamos aquellas cosas que satisfacen nuestras necesidades del cuerpo animal. Buscamos la satisfacción de las cosas que pueden llenar nuestra vida cotidiana, como si nuestro ser solo estuviera compuesto por los deseos de la carne. Del cuerpo en su estado puramente físico. Y olvidamos con mucha facilidad nuestra parte espiritual. Sin pesar que cuando nuestro cuerpo sea solo semilla en la tierra o polvo que se lo lleva el viento, el mar o el fuego; lo único que nos salvará de la desaparición completa será nuestro mundo, nuestro cuerpo espiritual.

Todo dependerá de cuán alimentado y fortalecido esté nuestro mundo espiritual. Y para entender este mundo espiritual es necesario que lo alimente ahora. Con la meditación en las cosas espirituales. En la quietud de un lugar apartado. En el cuarto cerrado de nuestra casa, o bajo un árbol. En silencio en oración, buscando las cosas de arriba y no las de esta tierra. Dejando de lado lo de este mundo, buscando lo intangible, lo invisible, la presencia de Dios en medio de la inmensidad del cielo será revelada a esta pequeña alma viviente que lo busca en humildad.

Pensamiento basado en 1 Corintios 15: 1- 58.

 

NO HACE FALTA LA LUNA

imagenes-de-amor-tiernas-descargar

Mientras el silencio en melodías suena
Entre las hojas de la noche seca,
Danzan en la soledad del alma las nostalgias.
Se dividen en la nada los recuerdos y se retuercen las horas en la cama.
Entre las lágrimas del día que se aleja,
y la canción del beso que se escapa.
¡Quiero encontrarte amor en el mañana!

No hace falta el silencio ni la nada, solo el susurro de un beso entre las sabanas.
¿Porque la vida se escurre entre el suspiro de una sonrisa que se escapa?…
Entre la mirada que habla y la boca que calla…
¿Qué importan las horas y la nada?
¿Qué importan las luces y la noche?
Si tu boca que invento mi boca,
Esos besos que se hicieron nuestros,
De estas bocas que se hicieron fuego
Se esfumaron los suspiros nuevos…

No hace falta la luna en la ventana, no. ¿Para qué?
Si en el silencio se durmió tu alma
Si en la nada se plegaron tus alas
Y tu boca que inventó mi boca
Sin mis besos se quedó en la nada…

No hace falta la luna en la ventana, no. ¿Para qué?
Si tu ya no me amas.
Elhiren

ORACIÓN DE ATARDECER

Jesus y bb2

Mientras el silencio en melodías suena entre las hojas de la noche que nace,
Mientras el alma se eleva en soledad, en vuelo, en paz…
Se dividen en la nada los recuerdos y se retuercen las horas entre las gotas de lluvias
Entre las lágrimas del día que se va….
Quiero encontrarte mi Dios eterno,
Entre las azules melodías del violín y en la canción que ronda el alma.
Quiero abrazar tu luz en medio de la noche, en medio de la calma.
Quiero sentir tu voz acariciando mis sueños,
Descansar en paz, sabiendo que tú estás.
Y dejar entre tus brazos los dolores, las penas las tristezas,
Para que en la noche, el sucio barro se transforme en gloria,
En vasija de agua pura, en fuente de gloria.
Y el pulir de tus delicadas manos amorosas,
Puedan transformar todo mal en victoria.

ELHIREN

JUSTICIA Y HONRADÉZ UTOPÍAS DEL AYER

Elhiren

Mientras se circuncida la noche a las espaldas del cielo,

Mientras el silencio es cortado por el grito y el llanto,

Se desgarra el alma del tiempo entre las vainas vacías

Y el cuchillo afilado…

Sangra, la noche, sangra la gracia…

Y ¿por qué calla la voz de la justicia y se esconde en el olvido de unos ojos vacíos?

Miradas que ven pero callan sus conciencias con la voz de la inocencia…

Juicios de Valor…nadie emite juicios de valor…

Porque los que tienen la ciencia y la sabiduría del tiempo entre capitales y almidonados cuellos blancos…

No emiten juicios de valor…

Todo está bien, todo se soporta, se tolera, se aguanta…

Todo lo que antes era bueno y bello se pudrió entre las garras del capitalismo burgués,

Entre la ambición y lucro de las almas sin precios.

Todo está bien…nadie alza la voz contra el mal…

Nadie tiene el coraje suficiente para clamar…

Para decir – ¡Esto está mal!, ¡esto está bien!

Nos lavamos las manos en un – no te metáis-

Mientras el inocente se muere…

Y el burgués se enriquece.

 

¡Grito de la noche, grito entre la nada y el cielo!

Grito de voz que clama en medio del desierto,

Por un poco de agua, por un poco de paz…

Es como lanzar flores a los cerdos,

Es como dar coces en medio de la multitud esperando que la corriente no te arrastre.

Decir la verdad, hacer justicia… ¿a quién le importa?

Parece de locos hablar de honradez,

Perece de tontos hacer el bien…

Cuando el mundo clama, por alguien que grite…

Que levante la voz en medio de tanto revés…

¿Quién será el valiente que se atreva a decir basta?

¿Quién será el que grite por el desvalido, por el afligido, por el miserable?

¿Quién se atreverá a hacer juicios de valor?…cuando todo parece decir…

Esto es de ayer, mil años ha…y ¡tú me vienes a hablar a mí de justicia!

Cuando no sube quien no pisa a su hermano, ni triunfa el honesto,

Ni enriquece el honrado…

¿Me preguntas tú quién soy?

No soy nadie, solo la voz, del que ahogándose, pide auxilio,

Del que sin miedo, pide justicia…

Del que callado, pide alimento…

Del que sediento, pide tu agua.

 

ELHIREN

Sábado 10/11/12